sábado, 20 de agosto de 2016

Un pecado ¿menor?

Todo pecado es, en el fondo, una forma triste de perder el tiempo. Ahora, cuando el pecado es precisamente perder el tiempo... ¡doble tristeza! Y qué sabor tan amargo deja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada